Para evitar que un día sea víctima del robo de su bicicleta, cualquiera debe contar con un sólido candado como parte del equipamiento básico. La única cuestión es saber cuál es el mejor candado. El Allgemeine Deutsche Fahrrad-Club e.V. (Club de bicicletas de Alemania, ADFC) ofrece consejos.

Aparte de los candados baratos, que no sirven para nada y que suelen costar menos de cinco euros, podemos diferenciar entre cinco clases de candados: candados con cable y espiral, candados de horquilla, candados con cierre desplegable, de cable blindado y candados para el cuadro. ¿Qué diferencia exactamente a estas clase de candados? Explicado brevemente:

Candados de horquilla

U-lock

Las pesadas barras de acero de la horquilla son las mejores para garantizar la seguridad de la bicicleta. Actualmente los productos de marca están tan sólidamente construidos que un ataque violento en la calle para intentar romperlos tiene poquísimas oportunidades de tener éxito. Sin embargo, contra un forzado profesional con el método del ganzuado solo protegen los modelos de alta gama. Invertir más merece la pena. Si se ha gastado varios cientos o miles de euros en la bicicleta de sus sueños, no debería ahorrarse un par de ellos en detrimento de su seguridad.

Cables blindados y cadenas

bloqueo de la cadena

Ahora un buen cable blindado o un candado de cadena son prácticamente tan seguros como las barras de acero, ya que utilizan prácticamente los mismos mecanismos de cierre y resultan casi igual de resistentes a la rotura. Su ventaja: son mucho más flexibles y permiten dejar la bicicleta atada a árboles y farolas. Las barras suelen dar problemas aquí.

Candados desplegables

Candados desplegables

Los denominados candados desplegables combinan la flexibilidad de una cadena con la sólida seguridad de una horquilla. Pueden colocarse como un metro desplegable y se fijan bien en la bicicleta.

Consejo: Elija la versión más larga, así le será más fácil dejar la bicicleta en las farolas.

Candados para cuadro

El bloqueo de imagen

Los candados para cuadro por sí solos no sirven para protegerse de los ladrones, sin embargo son buenos para impedir que la bicicleta se ponga en marcha. Están bien para una breve parada en una tienda, siempre y cuando no pierda de vista la bicicleta. Además, son excelentes como seguridad añadida a los cables blindados o los candados de horquilla y tienen el efecto secundario de asegurar la rueda trasera contra el robo de piezas.

Candados de cables en espiral

Bloqueo de cable de la bobina

De los cables delgados en espiral diríamos lo mismo que de los candados de cuadro: no ofrecen la seguridad necesaria para poder dejar la bicicleta sin ninguna vigilancia. Su mecanismo de cierre suele tener un papel secundario, ya que en la mayoría de los casos basta con un alicante para romperlo.

Consejo

Las múltiples pruebas realizadas demuestran siempre lo mismo: que los candados más seguros son los de horquilla o barra. Y además: que ir a la caza de lo más barato a la hora de comprar es erróneo. Tampoco es necesario invertir una fortuna en un buen candado. Sin embargo, es cierto que un buen candado que ofrezca la protección debida suele ser más caro, por los materiales que utiliza. ¿De qué sirve gastarse un dinero en un candado que no ofrece protección suficiente y que un ladrón puede romper fácilmente, provocando así mayores gastos?

Como regla general diremos que el propietario debe invertir en un buen candado antirrobos entre el 5 y el 10 % del precio de compra de la bicicleta nueva.

Fuente: www.abus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *